Breathing

4 abril 2017

Ahora sí, vacaciones en Miami

¡¡Buenísimos días!! Como os prometí aquí tenéis la segunda parte de mi viaje a Miami, esta vez de vacaciones.

Todo comenzó el mismo día que mi compi Ana Polvorosa regresaba a España y nosotros salíamos del hotel que nos asignaron para la promoción rumbo al Hotel Me Miami, en pleno Downtown. Cuatro días nos quedaban por delante para conocer a toda leche la ciudad (las distancias son enormes, no como en Madrid).

Llegamos flipando de la masificación de coches de lujo/gama alta que había en la calle, aquí en Madrid ves un Maserati y todo cristo mira pensando “¿Quién ira ahí dentro?” lo consideras un coche inasequible para el 90% de la población pero allí no, allí es el paraíso de Ferrari, Porche, Jaguar, Mgm….Bueno total que llegamos a nuestro hotel, planta diez con unas vistas espectaculares de la costa, rascacielos y una habitación que más bien parecía un apartamento. Dejamos las maletas, me descargué la aplicación “Uber” y a la aventura.

Un señor cubano muy gracioso nos cruzó por la autovía que une Miami ciudad con South Beach. Le pregunté si conocía alguna tienda de chucherías y golosinas y me dijo que en Lincoln Road había una enorme, no me engaño, la encontré y cumplí un sueño de la infancia, estar dentro de chuchelandia. ¡Qué felicidad! y con razón, el éxtasis duró más o menos una hora, lo que estuve allí dentro hasta que ya no tenía nada más que comprar. Al salir de allí Adri encontró una tienda solo de gorras, su paraíso también…le gustaban tantas que no se compró al final ninguna.

Como estábamos cansados del madrugón y todo el día de un lado a otro fuimos a conocer como son los McDonald de allí, así por cenar sano…pensaba que Ronald Mcdonald estaría dentro con hamburguesas que sólo se cocinaban en EE.UU, que probaría algo especial….Pero no, era igual que aquí, me decepcionó un poco de hecho el restaurante era un poco cutre, terminamos pidiéndolo para llevar. Vuelta al Me, cenar y caer inconscientes en aquella gigante cama.

El viernes despertamos, nos plantamos las zapatillas y nos dirijimos a WindWood, un barrio que estaba relativamente cerca (en coche) y nada más bajar del coche nos encontramos con una tienda impresionante, sólo tenía guitarras, amplificadores y coches, todo de colección, auténticos tesoros…. Imaginad Adri como estaba con las guitarras como yo con los regalices sabor watermelon… abandonamos el lugar pensando que algún día volveríamos a comprar algún tesoro de los que acabábamos de ver.

Nos entró hambre y topamos con una panificadora convertida en cafetería/pastelería/panadería. El tamaño de los bollos y bizcochos muy estilo americano. Con el café en la mano nos fuimos de paseo a ver los murales de toda la zona, los grafitis y las frases escritas en el suelo….disparamos fotos, algunas artísticas, otras delante de un puesto/moto de cubos de fruta ambulante…

Con la intención de ir a una tienda que nos habían recomendado muy vintage de segunda mano, me dispongo a pedir a través de la aplicación otro coche, pero resulta que no me funcionan los datos, he llegado a mi límite de consumo y no puedo utilizar nada, Adri tiene un cinco de batería y ninguno llevábamos el cargador, nos metemos en una cafetería que tenía wifi, pero la red estaba bajo mínimos porque todos los que estaban allí tenían ordenadores y estaban pillando wifi como locos, así que nada a la calle otra vez en busca de red. Me meto en un restaurante con muy buena pinta, Adri me dice que salga de ahí que como me voy a meter a pedir solo la contraseña del wifi, salgo y justo la red estaba abierta….diossss por fin vienen a rescatarnos y decimos el nombre de la tienda, nos recomiendan que no vayamos allí ya que es el barrio más peligroso de Florida, venga hasta luego.

El señor que nos ha rescatado nos deja en otra tienda en Little Habana, pero resulta que nada tenía que ver aquella tienda, eso era más bien un bazar chino. Volvemos a pedir socorro con el cinco de batería de Adri para volver aterrados a nuestro hotelito con free wifi, yo muy lista de mi decido apagar el teléfono “a ver si es que se ha quedado pillado” al encenderlo no me acuerdo de la contraseña y tenemos que con un cuatro de batería mandar un mensaje al papá de Adri que estaba en casa, con cinco horas más de diferencia que busque por dios mi numero pin, gracias a los astros lo encuentra y puedo acceder al mundo. Mientras ocurría todo esto decidimos entrar al mítico “Seven Eleven” donde los botes de plástico de la Coca-Cola eran más grandes que mi cabeza con capirote (el tamaño mediano). Volvemos a nuestro nidito comiendo nachos con queso y salsa chili, no sé si picaban más los nachos que la salsa chili, pero voy entendiendo el tamaño de los vasos….Fuego en el cuerpo.

Descubrimos que justo esa noche jugaban los Miami Heats en el “American Airlines Arena” contra los Minnesota Timberwolves. El estadio estaba justo enfrente del Me, o al menos lo veíamos así desde la terraza,  tal acontecimiento no nos lo podíamos perder, así que compramos las entradas y para allá que fuimos. Al llegar a los quince minutos de caminata me da lo que se llama un “Ay dios mío” en el estómago, me pongo blanca y empiezo a sudar, le digo a Adri que por favor me lleve a un baño YA, me contesta “calla oh, qué te pasa estás mala? Joder”. No me acuerdo de cómo pasé los controles de seguridad, en mi mente solo divisaba la palabra “Women Bath”. Entre una masificación de gente de un lado a otro entrado y saliendo encontramos un baño, entro y no salí mas…. Hasta diez minutos después cuando se preguntaba a sí mismo en voz baja “salen todas las muxeres menos la mía”. Salí renovada pero acojonadita por si me volvía a traicionar mi aparato digestivo. Maldito fuego, maldito chili….

En el partido lo pasamos genial porque era como estar dentro de una fiesta de domingo a las cuatro de la tarde, todo el mundo comiendo, había más público fuera en las colas de los 200 puestos de patatas, palomitas, pollo frito, perritos calientes, hamburguesas, nachos…que dentro viendo el partido, salían y entraban con bandejas constantemente, salían cenados eso está claro. El ambiente de música, gritos, canciones, ánimos, cheerleaders…nos gustó/prestó, de hecho le estuve mandando fotos y videos a mi hermano que es un loco del baloncesto y se moría de envía sana (luego le compré una gorra de los Miami Heats personalizada con su nombre) así que Charlie no te quejes.

El sábado decidimos ir a la playa a tomar el solete a una zona tranquila, resulta que después de una hora allí vemos que hay un señor con un bazoca haciéndonos fotos detrás de una palmera, de la palmera salta detrás de una hamaca y de ahí a detrás del palo de la sombrilla. Después pilla el móvil y se pone a hablar, a los cinco minutos cuando estábamos levantando el chiringuito para irnos a comer y dándome cuenta que ya no podía hacer yo mi top less a gusto ( jaja mentira no soy partidaria) aparecen cinco más en bicicletas. Empiezan desde la trinchera a dispararnos sin piedad y nosotros en vez de atacar, saludamos con una sonrisa tímida. El factor sorpresa nunca falla, ya se cansaron, igual pensaban que íbamos a correr por la orilla, hacer un corte de manga o a decir “no me vas a grabar más” pero no, no es nuestro estilo.

Una vez recuperado de nuevo nuestro anonimato extranjero, fuimos a comer a un famoso restaurante cubano “Habana 1957”, exquisita su ropa vieja, yuca frita, y postre “tres leches”. Volvimos al hotel, me envalentoné y me di un baño en la piscina, cuando salí por los pasillos pasé a ser un palito de pescado congelado por el salvajismo de aire acondicionado (En todos los sitios) asique me di otro baño a 40 grados pero en la preciosa bañera de la habitación.

Domingo, nuestro último día, teníamos la mañana para despedirnos de la playa, de los coches de lujo conducidos por chavales que lo alquilan a 300 euros el día solo para fardar y hacer ruido, de la estética tan tropical y llena de brillos de los vestidos de ellas, de los colgantes tamaño olla exprés de ellos…Sin duda un lugar donde se mezcla la imagen del lujo, del dinero, de islas donde solo puedes acceder en barco con urbanizaciones dentro, de tacones en la playa, de rascacielos… pero también de un trocito de tierra donde mucha gente de Cuba, Venezuela… ha empezado una nueva vida en libertad hace años, donde han creado su hogar, donde han plasmado su cultura y costumbres, donde yo por mi parte con mis raíces cubanas seguro que tengo algún familiar por allí (mi madre no paró de decirme en broma que buscara a la familia cubana) en definitiva una ciudad que merece ser visitada, aunque solo sea por cruzar la autovía por encima del mar como en “corrupción en Miami” o “ 2 fast 2 furious” “ dos policías rebeldes” “ El padrino II” … o mi favorita “ Una jaula de grillos”.

¡Nos leemos en breve! Millones de besitos.

 

 


17 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

27 marzo 2017

Let’s go to Miami

¡Buenos días! ¿Qué tal el fin de semana? Yo preparando la vuelta al rodaje y cuidándome un poco, como ya os he enseñado en mis redes ahora tengo el pelo platino muy Marilyn jeje, eso sí tengo que cuidarlo muchísimo e hidratarlo cada día.

Como os adelanté en el último post hoy os voy a contar mi viaje a Florida. Ha sido muy intenso ya que los primeros días fueron trabajo y promoción, pero después aproveché y me quedé unos días más para conocer la ciudad y por qué no, tomar un poco el sol que con estos cambios de tiempo que estamos teniendo estas semanas en España vamos a acabar con la chancla y las botas de nieve en la puerta para ver que nos tenemos que poner.

Empezamos, esta vez nos tocó ir de promoción a mi compañera y amiga Ana polvorosa y a mí en representación de”Las chicas del cable” a Miami, ya que se organizaba un yunket de prensa, entrevistas, videos, fotos…de algunas series de Netflix y coincidía con el estreno de la serie “Ingobernable” donde participa nuestro compañero Maxi Iglesias al que hacía tiempo que no veíamos. Así que volví a hacer la maleta, a volver loca a Antonia mi estilista, imprimir billetes, solicitar el “ESTA” para poder entrar en Estados Unidos  y a planear unos días de vacaciones posteriores con Adri que tampoco conocía la ciudad.

Diez horas de vuelo nos quedaban por delante pero la ilusión de ir a América, a trabajar y presentar nuestra serie a los medios estadounidenses nos causaba una enorme emoción y nervios. Yo como siempre repleta de maletas facturando y con un instante de angustia cuando la azafata se quedó mirando mi pasaporte mordido por Oli  y decía que igual algún colmillo había tocado el chip….Menos mal que no, y pude pasar con mi pasaporte medio devorado por mi labradorcita glotona. Cenita en el avión, mil posiciones de asiento, un par de pelis, una buena siesta, y así llegábamos al aeropuerto internacional de Miami donde eran cinco horas menos.

Felices por salir corriendo al exterior a ver como olía Florida…nos toca pasar por control de pasaporte, donde empezó nuestra odisea por pisar suelo Americano. Resulta que ni Ana, ni Adri ni yo habíamos estado en los Estados Unidos nunca y tenían que ficharnos, después de dos horas casi en diferentes colas posamos nuestros dedos y manos en el aparato de huellas dactilar, el señor me manda a mí a recoger la maleta y a Adri a no sé dónde…pregunto “¿Pero a dónde se lo llevan?”  Y un policía latino me grita “¡a donde a mí me dé la gana!” todo un recibimiento agradable… no le contesté porque igual me metían a mí al cuarto oscuro o me dejaban retenida como a Tom Hanks en “La Terminal”. A todo esto Ana estaba con un bajón de tensión y la había perdido en otra cola, sigo a la masa de gente angustiada por no saber de ellos y en la cinta de las maletas nos esperaban Alicia de Netflix y Maxi (ellos ya estaban fichados en plan bien por las autoridades) Esperar y esperar…tanto las maletas como a mi novio y a mi compañera. Por fin apareció Ana, le había tocado una cola interminable y ella aguantando el tipo entre suspiros, ya sólo quedaba el churri que gracias a dios me mandó un mensaje diciéndome que ya venía, le habían quitado el teléfono, realizado mil preguntas…pero no, no le metieron nada por ningún sitio jajajaja.

Ya todos reunidos y con una mezcla entre emoción y mala leche salimos de ese lugar donde te sientes un pollo esperando a que cola te van a llevar si a desplumar, a cortar la cabeza o a poner huevos….

Aguantamos como unos leones no dormirnos para acoplarnos al nuevo horario y levantarnos Ana y yo al día siguiente a las seis de la mañana para maquillarnos y empezar las 500 entrevistas que nos esperaban durante todo el día, fuimos de paseo por Downtown cerca de nuestro hotel para cenar prontito y meternos en el sobre, el viento que hacia no era terrenal.

Después de pasar todo el miércoles en el hotel cruzándonos con los compañeros de “House of Cars”, “ Sense8”, “Orange is the new black”, “Ingobernable”… de habitación en habitación donde nos esperaban los periodistas de Latino América y Norte América, nos quedamos felices por las sensaciones tan maravillosas que habían tenido después de ver el primer capítulo de “Las Chicas Del Cable”, sobre todo en las mujeres que nos recibían entusiasmadas.

Acto seguido nos cambiamos al vestido largo y acudimos todos a la premier de “Ingobernable” en el teatro Colonial de Miami Beach, yo elegí un vestido de “Victoria” firma de la diseñadora y compi de blog Vicky Martin Berrocal en tono coral con la espalda joya. Ya que estábamos en un lugar tan tropical había que dar el toque de color y con este pelo platino esos colores quedan muy guay.

Al acabar la proyección todos los “Talents” como nos llaman allí, hicimos una foto en el escenario donde coincidíamos con otro compañero patrio, Miguel Ángel silvestre.

Después de una noche muy divertida, de risas, reencuentro con compañeros, bailes y muchas cosas más, Ana y yo dimos nuestro toque Europeo y dejamos nuestro primer granito de arena en la tierra de los sueños y las oportunidades.

Al día siguiente acababa esta espectacular aventura, para Ana comenzaba la vuelta a España con su promoción de “Pieles” y para mí la aventura de conocer Miami con Adri, pero esto os lo contaré en el siguiente post…

¡Muchos besos y achuchones!

 


9 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

23 marzo 2017

Cableando con Berlín

¡¡Hola amistades!! Ya estoy aquí de vuelta, he estado ausente por todo el arranque de la promoción de “Las chicas del cable”, pero como no me olvido de vosotros he ido documentándolo y fotografiando cada experiencia vivida para poder contároslo hoy.

Hace dos semanas las cuatro chicas del cable (Maggie, Nadia, Blanca y yo), pusimos rumbo a Alemania con destino Berlín para acudir a un festival que organizaba Netflix con la presentación de las nuevas series Europeas, entre ellas la primera serie original en España (la nuestra). Allí que fuimos con toda nuestra ilusión y energía para exprimirla a tope en los dos días intensos que nos esperaban, poco tiempo para visitar la ciudad en condiciones pero oye, ha sido un viaje de trabajo, así que a trabajar jeje.

Al llegar a Berlín y ver las chicas mi maleta se meaban….para dos días un maletón de los grandes “petado”, yo les contesté “Son los looks por si acaso” y ahí quedó esa frase. Antonia me había preparado unos cuantos por lo que pudiera ocurrir, si había más entrevistas o alguna cena. Al final tanto reírse mis tres loquis de mi maletón bien que le sacamos provecho, porque a Nadia no le convenció un traje que había llevado, Maggie le dejó un mono suyo, y yo le dejé a Maggie un conjunto de falda, jersey y botas mosqueteras que le quedaba perfecto. Todo esto lo decidimos en la habitación al llegar al hotel mientras cenábamos room service las cuatro personajas.

Amanece en el hotel Ritz y vienen nuestros correspondientes maquilladores y peluqueros, nos vestimos, ponemos el taconazo a las 8:00 am y rumbo a una antigua fábrica brutal que Netflix había habilitado y decorado para todo el arsenal de prensa que nos esperaba a nosotras y al resto de compañeros de la nuevas series de Alemania, Italia… y algunos de las que ya están como Orange is the new black, Betters call Saul….etc.

A parte de todas las entrevistas que hicimos, de mesas redondas, fotos, videos, redes sociales…. Hubo un momento muy especial, había un escenario con una pantalla gigante detrás, se llamaba “Panel”  los equipos de cada serie (productores y talents) subíamos al escenario, nos sentábamos en nuestras correspondientes sillas y hablábamos de nuestros personajes, después se presentó un tráiler de dos minutos de duración, estábamos muy nerviosas porque no habíamos visto apenas imágenes de la serie y NOS FLIPÓ literalmente. De hecho, quedamos tan en shock que le pedimos a nuestro equipo español de Netflix que nos lo volviera a poner en la cena que tuvimos, solo os digo que Nadia y yo lo vimos en bucle cinco veces en el coche de camino al hotel con el portátil que nos dejaron. Era muy emocionante vernos, la música, la fotografía….

Como dato, confieso que me quedé alucinada al ver a un actor al que admiro muchísimo por sus trabajos en Breaking Bad y Betters call Saul, se llama Bob Odenkirk y es el “abogado” jajaja. No pude resistirme, perdí el estilo y le hice una foto a lo paparazzi/fan enloquecida mientras comíamos en nuestra mesa para mandarla por supuesto de inmediato al chat que tenemos los actores de la serie para dar un poco de envidia muy sana. Nico Romero nos odió por unos instantes jajajja.

Y ahí estábamos nosotras, las cuatros personajas de la noche anterior, las cuatro amigas, compañeras, con nuestras correspondientes personalidades y estilo de vida. Apoyándonos, echándonos una mano con el “ inglis”, haciéndonos fotos para la posteridad, riendo, viviendo una experiencia que es la primera de muchas que están ocurriendo, pero única al fin y al cabo. Las chicas del cable estábamos en Berlín representando a un gran equipo, al resto del maravilloso elenco que nos rodea dando la cara por todos ellos, para enseñar al mundo o al menos a Berlín en ese momento que en España tenemos mucho talento, que sabemos hacer las cosas muy bien en la ficción y que nuestras historias llegan y llegarán al corazón de los espectadores y más ahora gracias al desembarco de Netflix en nuestras casas.

Gracias Antonia por todo el estilismo que me organizaste!!

Os cuento de dónde es cada prenda que me preguntáis mucho. El vestido azul clarito es de Lola Li y los zapatos de Serena Whitehaven. En el look del jersey mostaza el pantalón de pata de elefante es de Beatriz de la Cámara, el jersey mostaza es de Maxmara y las sandalias mostaza son de Pura López. El look con chaleco, el vaquero campana es de Maxmara, la camiseta blanca es de Bimba y Lola y el chaleco es de Maxmara.

Aquí acabamos con el frio y nos vamos al calor tropical de Miami y la promoción que hicimos Ana Polvorosa y yo, pero eso será en el siguiente post (prometo que muy en breve) ya estoy de vuelta.

¡Millones de besos!

 


10 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

10 marzo 2017

Segunda parada: Baqueira y Marlon

¡Buenos días a todo el mundo! ¡Ya estamos a viernes! Menuda temperatura en la calle así da gusto…ahora parece que no pegan mucho mis fotos de la nieve jeje, pero como os comenté en el post anterior continuo con nuestras aventuras. Me quedé justo en el momento en el que abandonábamos Benasque para ponernos rumbo a Baqueira.

Otra vez en la carretera a casi dos horas de nuestra nueva parada y despacito Andi llevaba el coche por las curvas, nunca mejor dicho porque la canción de “Despacito” ha sonado en bucle una y otra vez durante este viaje mientras la cantábamos a grito pelado. Llegamos al hotel que yo había reservado, el Meliá Royal Tanau Boutique Hotel en plena montaña a dos pasos literalmente de un telesilla que te subía directo a la nieve y a las pistas de esquí. Dejamos todas las maletas para no perder tiempo, luego Ainoa iría al hotel del sorteo que le había tocado, pero primero queríamos disfrutar un poco de la nieve, así que nos equipamos con todos los complementos y ropa que nos habíamos comprado y el director del hotel nos subió muy amablemente hasta arriba del todo, a Beret para que lo conociéramos.

La situación era para vernos…no disponíamos de mucho tiempo porque comíamos junto con Adri el resto del grupo y amigos, y la verdad no nos veíamos ninguna muy capaces de esquiar así como así sin alguien que nos ayudara, así que yo había llevado unas palas de plástico que había comprado para subir montaña arriba (una montaña pequeña) y tirarnos como si no hubiera un mañana hasta abajo, y eso fue lo que hicimos. Lo bien que nos lo pasamos como niñas pequeñas no fue ni medio normal, montaña arriba, montaña abajo lanzándonos y rebozándonos, hicimos millones de fotos y además tuvimos suerte porque el tiempo nos acompañó y el sol pegaba que daba gusto. Teníamos todas una felicidad y un buen rollo increíbles, solo hacía falta mirar a nuestro alrededor y ver el lugar maravilloso en el que estábamos.

Pude aprovechar este viaje a la nieve para probar las botas que me habían dejado de MOON BOOT y el abrigo que llevaba mi hermana María de DOLOMITE, como se unió al plan en el último momento tuvimos que compartir la ropa de nieve y la verdad que no podíamos ir más cómodas

Después de este momento de felicidad, nos tocaba volver a bajar montaña abajo para ponernos algo decente y comer junto con Carlos y Joni (amigos de Adri) y corriendo dirigirnos a la pista de esquí donde tocaba Marlon. Imaginad el lugar, un sol espléndido y Marlon tocando en la pista mientras un montón de gente con su ropa de esquí disfrutaba del concierto con combinado en mano, nosotras no íbamos a ser menos así que lo dimos todo hasta que acabó el concierto. Os dejo un pequeño video para que lo veáis.

Cuando terminó el concierto nos quedamos un rato más todos disfrutando de las vistas en esa pequeña pista con bar y música, hasta que anocheció y cada uno se fue a su hotel a descansar un poco y ponerse guapos para salir a cenar.

Foto con las chicas de Master´s Gin

Nosotras nos subimos todas al apartamentito del hotel y en ese rato en el que nos arreglamos ocurrió uno de los momentazos del viaje, de esos que cada vez que los cuentas y los recuerdas lloras de la risa, os cuento. Al llegar al apartamento estábamos todas con un par de copas de agua con misterio en el cuerpo, la peor de todas era Ainoa que había estado disfrutando sin medida de la barra libre gratis que tenía gracias al concurso que ganó, total que mientras que ella estaba tirada en el sofá las demás estábamos ya duchándonos y arreglándonos. El momento cumbre llegó cuando Andi estaba duchándose tan a gustito y Ainoa se levantó en un momento de enajenación y abrió el baño para hacer pis (raro en ella), yo al verlo entré corriendo para hacerle ver que Andi estaba en la ducha y que tenía que esperar a que saliera…pero daba igual, ella entró como un elefante en una cacharrería y tiro al suelo las toallas que estaban perfectamente colocadas, en ese momento ocurrió lo que Andi llama el “forcejeo” entre Ainoa y yo, al final vi que era imposible y di la misión por perdida jaja. Menos mal que aquí nos conocemos todas desde los tres años y estas cosas lo único que nos dan es muchos ratos de risa.

El final de la noche fue en Viehla cenando con todos los chicos del grupo junto con el resto de amigos y alargando la cena y la fiesta hasta altas horas de la noche.

A la mañana siguiente disfrutamos nuestras últimas horas en Baqueira desayunando rico en el hotel. Aprovechamos también para visitar el spa que tiene y el jacuzzi exterior con unas vistas increíbles, os dejo fotos de esto y de los alrededores del hotel con las vistas a la montaña completamente cubierta de nieve.

El viaje terminó con el camino de vuelta a casa después de una buena comida. Un viaje exprés con muchos momentos divertidos, es lo que tiene viajar con personas que llevan en tu vida desde siempre. Y por supuesto disfrutando de buena música con Marlon.

¡Muchos besos y achuchones! Y a seguir riendo.

 


6 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

6 marzo 2017

Primera parada: Benasque

¡Buenos días amistades! ¿Qué tal estáis? Sé que llevo unos días desaparecida por aquí, la semana pasada fue una locura de viajes con las maletas para arriba y para abajo y me fue imposible subir post. Viajé a Berlín para comenzar con la promoción de la serie “Las chicas del cable”, como sabréis ya se sabe la fecha de estreno, el 28 de abril, así que empieza la cuenta atrás para que podáis disfrutarla en Netflix, yo intentaré teneros al día de las novedades que vayan saliendo. De momento me tocó viajar a Berlín y muy pronto a Miami.

Todo esto se juntó con otro viaje que tenía planeado el fin de semana pasado, por suerte me dio tiempo a llegar el domingo por la noche corriendo a Madrid para cambiar algunas cosas de la maleta y viajar con las chicas para la promo, pero este viaje no era por trabajo sino por placer. El sábado tocaba Marlon en Baqueira y junto con unas amigas mías nos pusimos el viernes en carretera para pasar un fin de semana de muchas risas, confesiones, nieve, caídas, música y mucho más que os voy a contar.

Todo empezó hace unas semanas cuando Adri me comentó que tenía un bolo en Baqueira que caía en fin de semana con su grupo, miré mi calendario de trabajo y como no tenía ningún evento hice lo que todos hacemos cuando queremos organizar una escapada, un grupo de WhatsApp, este en concreto se llamaba ¡Baqueira nos espera! en él estábamos mis amigas Andrea, Ainoa y yo.

Empezamos a organizarnos y vimos que había un concurso en el Facebook de Master´s Gin en el que regalaban el fin de semana en Baqueira para esquiar y ver a Marlon, se trataba de contar una experiencia que hubiéramos vivido surrealista en el trabajo…así que allí que fue Ainoa (que de experiencias surrealistas sabe un rato) y se presentó al concurso. El problema era que no anunciaban los ganadores hasta dos días antes así que yo por mi cuenta me puse a buscar también alojamientos para no quedarnos sin un techo en el que dormir. Llevaba tiempo queriendo conocer un sitio del que me habían hablado que se encuentra en Benasque bastante cerca de Baqueira, y aprovechando que se daba la situación decidí alojarnos la noche del viernes allí y luego el sábado por la mañana desplazarnos a Baqueira y quedarnos allí hasta el domingo que volvíamos a Madrid.

Ya lo teníamos todo organizado, nos habíamos ido a Decatlón a comprar todas las cosas térmicas que existen, habíamos conseguido ropa para la nieve, palas para tirarnos como niñas pequeñas, botas…hasta Ainoa se compró gafas de ventisca aún no sabemos para qué, compramos de todo. Cuál es la sorpresa cuando dos días antes de irnos nos manda una nota de voz al grupo, la nota de voz decía: “mmmm chicas a ver como es lo digo…me ha tocado el viaje a Baqueira jajaja” imaginaros el percal, Ainoa completamente emocionada porque era la primera vez en su vida que le había tocado algo y nosotras partiéndonos de risa por la situación. Decidimos que el viernes seguíamos viajando a Benasque y que ya el sábado cuando llegáramos a Baqueira ella se quedaba en el hotel del premio y nosotras en el que ya habíamos buscado, además como a mi hermana María le fallaron unos planes y teníamos hueco de sobra se apuntó en el último momento.

Así empezó la aventura, lo primero que hice fue dejar a Oli y a los pipis a buen recaudo con los “güelitos”, los papás de Adri que se están quedando por aquí una temporada. Después de tener todo bajo control el viernes a las 9 de la mañana salíamos desde Las Rozas dirección Benasque, Andi al volante y yo de copiloto, María y Ainoa se sentaron detrás. El viaje transcurría bien, yo ejercía de copiloto, indicaba la dirección por la que teníamos que ir, abastecía de alimentos al resto del equipo y hacía de dj con las canciones que me pedían desde los asientos de atrás. Tuvimos que hacer dos paradas técnicas para que Ainoa visitara el baño, es una persona con una vejiga muy pequeña…

Cuando ya estábamos a pocos kilómetros de nuestro destino nos encontramos con una carretera de estas completamente horribles de montaña llenas de curvas en las que cuando vas a girar ni siquiera ves si viene otro coche, despacito la estábamos pasando y cuando el GPS decía que estábamos a sólo 20 km de nuestro destino…frenazo y atasco en plenas curvas. Ainoa desesperada porque su vejiga ya volvía a no aguantar más se bajó del coche para preguntar a los que estaban parados fuera del coche qué había ocurrido, dos camiones intentado pasar cada uno por una dirección en mitad de una curva estaban completamente atascados. Volvió corriendo a contárnoslo y nos juraba que no aguantaba más así que le tocó hacer una maniobra en medio de esa carretera y entre las dos puertas del coche se puso a hacer pis, imaginaos como estábamos nosotras entre risas y más risas. Unos 10 minutos después conseguimos volver en marcha y llegar a nuestro destino.

Llegamos a Benasque y concretamente a un precioso Hotel llamado Hotel Selba D´Ansils, un hotelito familiar de nueva construcción en piedra, madera y pizarra. Está situado en un terreno de 10.000 m2 con prado, bosque y un pequeño estanque en medio del Valle de Benasque. Al entrar nos atendió Rafa, un hombre encantador que fue súper amable junto al resto de miembros de su familia en toda nuestra estancia. El Hotel se encuentra a tan sólo 6km de la Estación de Esquí Alpino de Cerler además por el valle se pueden hacer varias excursiones. Nos metimos las cuatro en la habitación, era un dúplex precioso con unas vistas maravillosas al Valle, y después de abrigarnos bien nos acercamos al pueblo a comer algo. Por la tarde Andi me estuvo haciendo fotos por los alrededores del hotel para que podáis observar el paisaje tan precioso del que pudimos disfrutar.

Por la noche avisamos que cenábamos en el Hotel y bajamos las cuatro con ganas de probar el menú que nos habían ofrecido. Muy atentos en todo momento de mi hermana María que como ya sabéis es celiaca, comenzaron a sacar platos a cual más delicioso. Una fondue de queso, ensalada con pollo trufado, alcachofas con pera, solomillo y una dorada riquísima para finalizar con una cuajada casera.

Para animar un poquito la noche nos dejaron subir unas copas a la habitación y entre risas y conversaciones nos pusimos a pensar en el despertar del día siguiente. Mi amiga Andrea (que es muy organizada ella) había pensado un planing de salida para el sábado, conociéndonos desde pequeñas sabe que a nosotras nos gusta mucho dormir y la idea era llegar a Baqueira por la mañana para poder disfrutar de la nieve. Total que el plan era que ella era la primera en levantarse y en ducharse y cuando salía de la ducha íbamos entrando las siguientes para que nos cundiera. La verdad que sorprendentemente las cuatro estábamos bajando a desayunar pronto y con todo listo para salir justo después.

Disfrutamos del desayuno, frutas cortadas, zumo de naranja, tostadas, embutido, había de todo y el café nos lo tomamos fuera mientras nos daba el solecito en la cara. Íbamos bien, subimos, cogimos las maletas y nos despedimos de Rafa que nos recomendó ir con paciencia en las curvas de nuevo. Mientras cargábamos el coche (que quien nos viera pensaría que nos íbamos a dar la vuelta al mundo) Ainoa se despedía de un gatito del que se había hecho amiga el día anterior, pero Andi pensaba que ya íbamos retrasadas y le cortó la despedida rápidamente jajaja.

Os dejo a la espera de contaros todo lo que nos pasó al día siguiente en el próximo post. Segunda parada: Baqueira con Marlon.

Agradecimiento a “Rusticae” por dejarme disfrutar de este Hotel con tanto encanto.    https://www.rusticae.es/

https://www.rusticae.es/hotel/hotel-selba-d-ansils-10652

Millones de Besos y achuchones!

 

 


6 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

22 febrero 2017

HelbigGang se sale de nuevo

¡Hola amistades bonitas! ¿Qué tal lleváis la semana?

Yo con mucho caos y actividades varias, pero he sacado un hueco para acercarme a la Fashion Week este fin de semana y he podido disfrutar del desfile de una de mis diseñadoras españolas favoritas, de la que tengo el placer de vestirme en ocasiones especiales.

Cómo no, se trata de Teresa Helbig, allí que fui con Antonia mi querida y alocada estilista la tarde del sábado.

Resulta que yo me iba a vestir en el backstage con un diseño de Teresa de otra temporada, e inocente de mi supuse que también habría calzado…pues no (lógico y normal) de eso me tenía que encargar yo con Antonia, que también estaba un poco despistada con el jet lag de sus viajes de trabajo. Menos mal que allí también se encontraban mi compi Silvia Alonso eligiendo look y su estilista Ana Capel que también es amiga. En resumen, todas amigas, descubrimos los entresijos del backstage de un diseñador momentos previos al desfile. Es muy mágico como está cada prenda colocada con su correspondiente accesorio, calzado y la foto de la modelo que lo va a lucir. Siempre he pensado que en estos lugares reinaba el caos y los gritos como en las películas pero vi que no, al menos el ratito que estuve como una ratilla probando mi vestido para salir pitando al Front Row el ambiente era de muy buen rollo, calma y nervios camuflados con sonrisas.

De camino al desfile entre la multitud del pabellón de Ifema paramos en una sala donde nos daban cacahuetes y Coca-Cola GRATIS jajajajaj no pudimos resistirnos…cuando ya estabamos llenas e hidratadas nos metimos en la oscuridad del espacio donde se celebran los desfiles buscando nuestra tarjeta con nuestro nombre pegadas unas a otras, más bien espachurradas, porque es lo que tiene la moda, nadie quiere perdérselo. ¿Solución? Bolso en el suelo o detrás de la espalda y cruzar las piernas, así al menos te puedes girar el cuello.

Empiezan los flashazos te pillen como te pillen muchas veces desprevenida o haciendo una pompa con el chicle (mi caso). Pero de repente te piden que te levantes y poses con todo tu estilo, tú no quieres porque sabes que si te levantas tu sitio PELIGRA y mucho, ese mini hueco que tantas artimañas te ha costado conseguir puede desaparecer en segundos, pero el trabajo es el trabajo y yo en mi caso le dije a Antonia que descruzara las piernas (menos mal que llevaba pantalón largo) y así mantuviera la trinchera. Y plas! Los fotógrafos te abandonan apagando los flashes justo cuando tú estabas pillando la postura, la sonrisa o mirada felina….en fin. Empieza la música, luces y Teresa nos descubre de nuevo su mundo y su reinvención temporada tras temporada.

Os dejo una selección de mis favoritos y un texto maravilloso que describe lo que significa la HelbigGang.

“Requisitos para entrar en la #HelbigGang: estar orgullosa de ser mujer, celebrar la vida y ser tan polifacética como un cubo de Rubik. En otras palabras, saber que como tú no hay dos (y punto). Ese es el nexo entre Úrsula Corberó, Macarena Gómez, Ana Fernández o Silvia Alonso; lo más granado del panorama español y miembros por derecho de esta squad de la que presume la diseñadora. Y también es el nexo que aglutina todas sus colecciones y nos permite decir “esto es muy Helbig” cuando nos topamos con algo suyo. Llámalo identidad de marca, llámalo factor de reconocimiento o llámalo x. Pero ahí está, edición tras edición”

Os propongo que me digáis de la selección que he hecho cuál es el que os gusta más.

Por cierto…He leído varios comentarios donde queréis que os hable de los perritos. En el siguiente post será así, además estamos en plena aventura con el celo y la esterilización. Os lo cuento en breve!

¡Nos vemos muy pronto! Millones de besos y no dejéis de reíros.

 


7 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

17 febrero 2017

Looks, playa y mucho amor

¡Buenos días a todo el mundo! ¿Qué tal estáis?

Yo no he parado, pero no quería terminar la semana sin subir el post que os prometí sobre las fotos artísticas que hicimos en Gran Canaria. Como ya os dije este sería de mucha más foto que texto, pero como siempre que subo alguna foto en mis redes preguntáis por las prendas que llevo, os cuento un poquito de dónde es cada cosa. Espero que disfrutéis de las fotos, me las hizo Adri con todo su amor y hablando de amor…

Esta semana ha sido San Valentín y viendo lo bien que había funcionado el video que subí con Adri cantando un trocito de una canción, nos hizo ilusión hacer un video con una nueva canción para el 14 de febrero. Lo grabamos el fin de semana con nuestro amigo Arturo que es un director maravilloso y lo hizo con todo el cariño del mundo, también estaba mi querida amiga loca Ainoa que estuvo cortando el tráfico (que no había) pero ella lo hizo. Lo editamos esa misma noche y para los que me seguís en Instagram ya lo habréis visto pero para los que no, pues también tenéis derecho a verlo así que os lo dejo por aquí, espero que os guste mucho porque se ha hecho con mucho cariño y amor.

Primero vamos a las fotos.

En el hotel Gloria Thalasso me hice estas fotos, llevo chaqueta verde de Guess y camiseta con logo de Guns n´Roses de Pull & Bear.

Vestido verde botella de pull & Bear y gafas de Komono.

Preciosas fotos en las dunas de Maspalomas, llevo camiseta gris de Ewan, vaqueros de Guess, gafas marrones de Wolfnoir y zapatillas Converse.

Estas fotos están hechas en los jardines del interior del Hotel Palm Beach, llevo un jersey blanco de Mickye Mouse de H&M.

Preciosas fotos en los jardines del Hotel Sheraton. Llevo body negro de Zara, chaqueta verde con capucha de Pull & Bear y pantalón gris de Stradivarius.

Agradecimientos a Gcwellnes, Hotel Gloria Thalasso Palace Royal Hotel&Spa, Hotel Seaside Palm Beach y Hotel Sheraton Gran Canaria Salobre Golf Resort por los maravillosos días que pasé en Gran Canaria.

Ahora sí os dejo el video.

Feliz día a los que se lanzan, abren su corazón sin saber lo que pasará, si durará 30 años o media hora, a los que sienten, a los que vuelven a creer, a los que construyen, a los que no pierden la esperanza, A TODOS LOS QUE CREÉIS EN EL VERDADERO AMOR. Me siento afortunada, solo había que ser valiente, Adri eres mi amuleto de la suerte y mi peliculero favorito.

Muchos besos para todos!

 


9 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

5 febrero 2017

Vacaciones en Gran Canaria

¡Hola! ¿Cómo estáis? Yo con unas ganas inmensas de sentarme al ordenador y contaros mis vacaciones, esta vez en la Isla de Gran Canaria, un auténtico acierto!

Al principio pensamos en cruzar el charco y desconectar  para prepararnos de todo el trabajo que viene por delante, pero encontré por las redes un nuevo concepto de vacaciones, se llama “Gran Canaria Spa, Wellness y Health” y la verdad es que aparte de ser muy entretenido, disfrutas de distintos lugares a sólo dos horas y media de avión. Me puse en contacto con ellos y me organizaron unas vacaciones de relax, desconexión y ninguna preocupación.

Voy a dividir esta experiencia en dos post ya que hemos hecho mogollón de fotos y quiero contaros todo bien. En este primero os hago un resumen del viaje con la agenda que tuvimos, los hoteles en los que estuvimos y los tratamientos. En el próximo os mostraré los lugares mágicos que descubrimos, donde hicimos fotos más artísticas aprovechando la luz natural maravillosa que esta increíble isla nos ha regalado. ¡Allá vamos!

Viernes 27, salimos de Madrid bien prontito para aprovechar el día rumbo Islas Canarias, al salir del aeropuerto una sensación de felicidad me invadió al sentir el calorcito y el sol, parecía que estábamos en julio, ya todo daba buen rollo. Pillamos coche de alquiler y nos dirigimos al primer hotel “Gloria Palace Royal Hotel & Spa” (cortito el nombre ehhh jaja) se encuentra al sur de la isla en la playa de amadores en Mogán. Yendo con el coche hacia allí, me di cuenta que no había metido en mi tronco móvil de maleta un bikini, así que paramos en un centro comercial y compré un básico negro de Calcedonia, buen precio y talla correcta, seguimos. Nos entró hambre y paramos en un McDonald y mientras comíamos en la terraza observamos atónitos a una mujer que estaba sentada también fuera, eso sí, sin comer, ni beber, solo fumando y hablando con alguien que os juro por dios nunca logramos ver, pero con el que ella desde luego tenía una bronca monumental, y no, no estaba hablando por el manos libres, cambiaba de mesa cada poco y la regañina continuaba…Gracias señora, nos entretuvo muchísimo, nos hizo reír y espero que con quien tuviera el problema lo haya podido solucionar.

Llegamos a la habitación del hotel, unas vistas espectaculares a la playa de Amadores con forma de concha y con unos amaneceres y atardeceres increíbles. La piscina infinitum tenía mucho éxito, de hecho yo no me metí, porque siempre estaba repleta de alemanes o ingleses y para hacer una foto chula era imposible, luego os hablare de mi percepción del mundo guiri y sus características.

Tengo que contaros la siguiente anécdota, resulta que Adri no es nada partidario ni fan del tema masajes, ni spa….Pero se dejó engañar por mí y confiado e inocente de él entró a un masaje en pareja donde desconocía lo que le iba a ocurrir. Entre temeroso y huidizo entramos en el spa del hotel, teníamos reservado un masaje con piedras calientes y una exfoliación corporal con azúcar de no sé qué caña…

Nos recibieron dos alemanas fuertes y con carácter que no hablaban ni papa de español y la verdad que nosotros poco “inglis”, entramos y a cada uno le tocaba una de ellas, yo que me he dado más masajes que Adri y conocía más el procedimiento a seguir, quedarme en braguitas y tumbarme, eso hice. Pensaba que Adri haría lo mismo pero ahí seguía él, de pie, en pantalones, y la germana esperando a que se quedara en calzoncillos para proceder. Captó que no había tu tía y al tumbarse con sus calzoncillos de toda la vida (es decir, de tela con corte a mitad de muslo) comenzó lo que él llama “su humillación”, no se relajó ni medio segundo, me hablaba en voz alta ya que ellas no se enteraban de nada y cuando empezaron con la exfoliación con masaje, ahí, empezó el drama. Sus frases textuales fueron “ay ayyyyy Ana que me está viendo los huevos, que se me están saliendo cagoenrosss, joder porque me he metido aquí, en qué hora, se está aprovechando y me va a tocar ya verás…qué humillación si es que no hay sujeción…jajajaja jajaja”  imaginad como estaba yo, llorando en la camilla de al lado con mi germana correspondiente que no entendía porque tenía tal ataque de risa y que no podía parar. Así fueron los 40 minutos restantes, con las piedras calientes que menos mal que eran en la espalda y no había ataque alguno a la zona importante y ahí parece que se calmó y relajó… entre masaje y masaje nos dejaron unos five minutes para relajar y desconectar, en ese tiempo Adri pretendía huir fuera como fuera.. pero no sabíamos si Odín (antiguo dios de los germanos) estaría tras la puerta para arrear a mi fibroso novio un bofetón y tumbarlo de nuevo en la camilla. Abortamos misión y aguantó como un jabato ibérico. Intenté hacer alguna foto pero la sala era muy oscura….Ahora solo quedará en el recuerdo de Adri y mío y en vuestra cómica imaginación. Después de estos acontecimientos nos fuimos a dormir prontito.

Sábado 28, después de esos desayunos que sólo te metes en el cuerpo cuando estas en un hotel con la frutita cortada en trocitos perfectos y donde no te toca limpiar nada después, hicimos unas fotos en la fachada del hotel llena de cactus gigantes y pusimos el gps al “Gloria Palace Amadores Thalasso & Hotel“ (creo que lo he puesto bien) donde después de comer en su terraza con unas vistas que daban vértigo (efecto crucero en mitad del océano, el hotel está diseñado como un barco) teníamos un masaje con vistas al mar en el lugar más alto del complejo, no lo pudimos hacer ya que se puso a llover y tampoco eran plan un masaje pasado por agua, Adri se libró esta vez de una segunda humillación ajaajja, pero subimos e hicimos fotos y un video para que os hagáis una idea de lo especial que es.

Nos bajamos al spa a hacer un circuito de talasoterapia, es decir en agua salada que es más sana.  En cuanto mi churri vio que había que ponerse ese gorro de plástico tamaño estándar bufó un poco, pero al final cedió y se lo colocó con estilo propio, tanto estilo y tan hacia atrás que una vez en el agua se le formo el pantano de Valmayor y de no haber intervenido yo para achicar toda esa agua, habría tenido una contractura cervical semanas…ayayai…. Lo bueno de viajar en épocas de trabajo para el resto, es que estas rodeado de extranjeros que no te conocen ni te fichan aunque seas una persona medianamente conocida, así que con este tipo de chorradas te relajas mogollón porque eres un desconocido más, todos vamos con ese ridículo gorro y por la mañana en el desayuno todos tenemos los ojos pegados bajo unas gafas de sol. Eso los más dormilones que somos un 4%, el resto llevan desde las 5 haciendo estiramientos y tomando zumos multifrutas. Vuelta el primer hotel, duchita, pintarse un poco el ojo e irnos a hacer fotos artísticas y a cenar al puerto de Mogán.

Domingo 29, nos trasladamos al hotel Seaside Palm beach en Maspalomas también al sur de la isla. Ahí ya fue genial porque nos sentimos lo que nos quedaba de estancia como pubers, ya que la media de clientes era de 60 años hacia delante. Resulta que averiguamos que para “guirilandia” el mes de enero y febrero es nuestro julio y agosto y llenan las Islas Canarias, fantástico, dejaros aquí el dinero que tenemos que devolver de los prestamos europeos. Todo está organizado según sus horarios infrahumanos, es decir, yo como española me voy de vacaciones y lo que quiero es dormir, comer en horarios más flexibles…creo que es coherente, pues no, los nórdicos vienen al caribe de Europa para levantarse casi a la misma hora que en su país, a pelearse en poner la toalla en la hamaca del mejor sitio de la piscina a las 7 menos cuarto de la mañana, para luego dar vueltas y más vueltas por los jardines y olfateando como los trabajadores del hotel montan el desayuno en la terraza para ser los primeros en sentarse en el mejor sitio y pillar la primera loncha de bacon, ni que se fuera a acabar, lamentable.

Por algo en España nuestra oferta hotelera es magnífica y se matan por venir a ponerse la chancla de Jesucristo con el calcetín blanco, porque somos listos y les damos lo que quieren. Eso sí, nosotros nos tuvimos que adaptar a ellos claro, éramos los únicos españoles en todo el hotel. A las nueve de la noche empezaban a recoger la cena, y a las nueve y media te apagaban las luces de la terraza.. Adri se pilló un pique con lo de las toallas que cada día se levantaba más pronto pero daba igual, al bajar ya habían plantado 10…rápidos, muy rápidos. Le dije mira quédate a dormir en la piscina, y ficha al grillo que baja el primero…Perdón que me lio me lio…vuelvo al domingo, en un acto de rebeldía por no querer cenar como los pollos a las ocho de la tarde, nos pusimos guapos y nos fuimos al faro a cenar como personas normales que están de vacaciones, y nos dimos el homenaje de jamón del bueno, coquinas y arroz caldoso con bogavante…rodando volvimos al hotel, llegamos como a la una de la madrugada rebeldes y satisfechos por nuestra chulería y osadía.

Lunes 30, Piscina, sol, crema protectora, música, lectura, risas…todo parecía ir muy bien hasta que le digo a Adri que tenemos hora en el spa del hotel para un masaje nuevo, yo feliz y el con un tic en el ojo. Esta vez era separados, a mí me tocó hombre y a él mujer. Mi masaje se hacía con unas bolsas de hierbas aromáticas calientes que descontracturaban y relajaban los músculos, fue genial y el sitio una pasada ya que parecía que estabas en medio de la jungla salí feliz, pero Adri…… no salía jajaja. Y cuando salió me empezó a poner caras como de ahora te cuento vamos a comer una paella a la terraza… Su experiencia fue la siguiente. Al quedarse solo entró en pánico que ya no podía expresarse, la masajista le dio un tanguilla de plástico que según él eran dos hilos de coser con dos tiritas del mismo tamaño para tapar el trio calavera, la masajista salió fuera para dejarle cambiarse, pero él se asomó a ver si me encontraba para pedir auxilio, al no verme volvió a entrar y se quedó paralizado mirado la tirita cosida, la masajista entro pensando que ya se había cambiado y tumbado pero no, Adri le dijo que él no podía ponerse eso, que sino valía con el bañador (también de toda la vida) que él se lo remangaba, ella le dijo que no era posible y que volvía a salir para que se cambiara de una puñetera vez, así que se miró al espejo y se dijo a sí mismo “manin no hay opción, te lo tienes que poner” de nuevo humillado se dejó masajear y al salir me dijo que era la última vez que se ponía en su vida un tanga así Jajajajajajajja.

La verdad es que para los hombres el tema masaje es un poco cuadro hay que reconocerlo, sobre todo para la especie de macho ibérico asturiano rockero tatuado jajajajajajaja. Menos mal que se vino arriba cuando en la habitación del hotel nos vimos en pasapalabra y su primera intervención estuvo estupenda.

Martes 31, piscina, tobogán, almuerzo en la hamaca, sándwich, y tarde de fotos en las dunas de Maspalomas.

Miércoles 1, excursión al hotel Sheraton Gran Canaria Salobre Golf Resort en lo alto de la montaña con unas instalaciones brutales indicado para amantes del golf (tienen dos campos de golf suyos) comimos en uno de los restaurantes “La palmera”,  a continuación teníamos un circuito de spa, pero hacia fresco y a mi nada más llegar me empezó a doler la tripa… (sospeché que sería la regla y acerté) así que nos pusimos a hacer fotos en el hotel, por las piscinas y en lugares con una luz de atardecer increíble.

Jueves 2, último día, súper desayuno en el hotel, un poquito de piscina y rumbo al aeropuerto donde hubo retraso y el avión iba a reventar de pasajeros, de hecho, íbamos en la fila 16 y cuando llegaron con el servicio de comida ya no quedaban bocadillos ni sándwich, flipamos ya que les quedaba todavía por pedir más de medio avión… así que nos hinchamos a bolsas de patatas fritas y cacahuetes. Llegamos por fin y después de 3 cuartos de hora esperando las maletas en la cinta, salimos al exterior donde Andy nos vino a buscar con su sonrisa de siempre, riéndose de las tonterías que le contábamos de nuestro viaje y apoyándome en contar las experiencias de Adri y los tangas jajajajaja.

En casa nos esperaban nuestros pipis, que habían estado echándonos mucho de menos con María en casa y que como siempre nos recibieron con mucho amor, saltos y Oli haciéndose pis de la emoción. Nos fuimos los cinco corriendo a la cama para achucharnos y dormir apretados, porque ha sido un viaje fantástico, lleno de risas, de aventuras, de estar solos en pareja, de cero responsabilidades, de masajes para el recuerdo, de piscinas preciosas, de sobremesas interesantes, de conversaciones hasta las tantas de la madrugada, de complicidad, un viaje inolvidable, pero como en casa con los pipis en ningún sitio.

Gracias http://www.grancanariawellness.com/es/inicio  por organizarnos unas vacaciones tan geniales.

Queridos en el próximo post más fotos que texto jajaja! Tenía que compensaros por esta semana que no pude subir post. Espero que os haya gustado!

¡¡¡Mil besitos!!!

 

 


18 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

26 enero 2017

Prueba de mascarillas

¡Hola amistades! ¿Qué tal lleváis la semana? Ya no queda nada para el fin de semana, toca hacer planes, descansar o lo que a cada uno le apetezca.

Yo últimamente los aprovecho para descansar y estar con los míos. Aunque estoy de vacaciones por unas cosas o por otras termino los días sin parar de un lado a otro, así que intento que los fines de semana sean más tranquilos. El pasado viernes Adri y yo bajamos a Madrid junto a mi amiga Andrea y allí nos encontramos con mi querido Arturo y su amiga Natalia, cócteles con pisco, buena comida y muchas muchas risas…Noches de estas que no hace falta más que la buena compañía. El sábado y domingo fueron muy de estar con la familia, mantita para soportar el frio con pelis, y largos paseos por el campo con los pipis. Estoy muy orgullosa de Oli, parece que por fin nos hace caso y trae la pelota y la suelta, eso sí, la enseñanza ha sido con premios.

También suelo hacer un paréntesis del ritmo diario para dedicarme un ratito a mi misma y a mis cuidados. Como ya os he dicho anteriormente soy una persona que intento cuidarme mucho la piel, en épocas de rodaje sufre mucho por tanto maquillaje, así que siempre que puedo voy sin maquillar o me maquillo lo mínimo y sino, trato de limpiarme muy bien la cara en cuanto puedo. Además en el anterior post os comenté que a mi el estrés se me refleja en la piel, en forma de granitos o rojeces. Por este tipo de cosas, siempre estoy en continuo descubrimiento de cremas, mascarillas o productos que me puedan beneficiar.

Hace unas semanas Elle inauguro nueva sección de belleza en su web “La enviada especial”, y junto con Cristina Mitre nos pusimos en marcha para cumplir un reto de belleza que traía como propuesta. Se trataba de una entrevista diferente….Ella me entrevistaba mientras nos llenábamos de arcillas, os explico.

En colaboración con L´Oréal Paris nos aventuramos a probar las tres nuevas mascarillas détox de arcillas puras. Yo usé la verde que es de eucalipto y es purificante, Cristina hizo un mix de las tres: la verde que yo había usado por toda la cara ella la usó para la zona T, la negra que es de carbón y tiene una función “détox” y la roja que es exfoliante.

Normalmente pecamos pensando que los rituales de limpieza que hacemos a diario son suficientes, pero lo más probable es que no hayamos eliminado en profundidad toda esa suciedad, con este tipo de mascarillas nos aseguramos de quitarlo por completo.

Hicimos un video para mostraros todo esto, la verdad que me lo pasé genial con Cristina, es cómica, divertida y tiene un humor muy ácido, me reí muchísimo grabando con ella. Os dejo el video por si todavía no lo habéis visto.

Las fotos que me hicieron y que han salido también en el nuevo numero de febrero son obra de Mario Sierra, un artista que aparte de ser súper divertido trata la piel en las fotos como nadie. Y por supuesto Vicky Martos que se encargó de maquillaje y peluquería.

¡Feliz fin de semana! Muchos besos y achuchones.

 

 


5 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

20 enero 2017

Pequeños tesoros

¡Hola amistades! ¿Cómo estáis? Espero que sobreviviendo al frío..

Estuve pensando qué contaros hoy y se me ocurrió enseñaros mis nuevas adquisiciones y algunos regalitos de reyes muy magos. Algunas son muy útiles y otras meramente “caprichitos” que todos de vez en cuando nos merecemos sin ninguna duda.

El primero es un libro, un regalo muy mítico que demuestra si la persona que te lo regala te conoce bien o no. En mi caso dio en el clavo, “Maravillosamente imperfecto, escandalosamente feliz” es un libro muy de mi rollo, me gusta aprender y conocer cada vez más la conducta de las personas, el gran poder que tiene nuestra mente y con este tipo de libros reacciono al darme cuenta de cómo perdemos tiempo fustigándonos en vez de reírnos y aceptarnos. Walter Ríso es el autor, doctor en psicología, ya ha escrito varios libros sobre esta temática. ¡Os lo recomiendo! Gracias mami cómo me conoces.

También quiero hablaros de unos vinilos, si vinilos, esas viejas glorias para reproducir música que nuestros padres (en mi caso) almacenaban como tesoros y que nunca quisieron tirar al contenedor para hacer espacio en casa porque decían “algún día esto será una reliquia y valdrá muchísimo”. Pues sí, ha sucedido. Actualmente los vinilos y cintas de cassette se han puesto de moda, pero con un objetivo muy “sibarita”. Yo me adelanté y estuve rápida cuando me compré un tocadiscos y le dije a mi padre que iba a cuidar de sus cientos de vinilos de los Beatles, Rolling Stones, Eric Clapton, Kinks, Pink Floid , The Doors, The Who……. qué maravilla de colección. Empecé a darles vida en casa, colocando la aguja y disfrutando de ese sonido tan característico y especial.

Cuando llegó mi cumpleaños ya os conté que Rosana me regaló su último disco dedicado y en vinilo, entonces me picó el gusanillo de comenzar mi propia colección, así que me he auto regalado dos de Coldplay (mi grupo de música favorito) y uno de Los Secretos, un básico como digo yo de la cultura musical en España. Así que ahí voy, comenzando mi colección de tesoros..

Otro regalito son estos maravillosos pendientes de la firma ” The Market Place” con un diseño en forma de cruz, hechos en plata 925 y bañados en oro rosa. Son súper cómodos y fáciles de conjuntar. Yo los estoy usando mogollón y eso que no soy fan de los pendientes porque siempre suelen darme alergia, pero estos nada. Si os gustan, echar un vistazo aquí http://marketplacenewyork.com/es/

He empezado el año con una nueva rutina de cuidados en la piel. Resulta que siempre pasaba por delante del espacio ” Kiehl’s” del centro comercial que suelo ir normalmente con prisas y a tiro hecho. Pero como ahora estoy de vacaciones el otro día me animé a entrar y a darle una oportunidad a esta firma de más de 100 años. La chica que me atendió era un encanto y después de confesarle que tenía un cacao con el orden de las cremas, tónicos, serum…me midió con un aparatito apoyado sobre mi moflete el agua de mi piel. Lo normal es estar entre un 40-50, yo tenía 35, mal muy mal Ana. Había que poner remedio, así que según mi tipo de piel, mi ritmo de vida y el problema de que somatice el estrés a través de la dermis, elaboró un plan de rutina diaria y nocturna con una serie de productos, suerte que justo en navidades me regalaron un par de ellos que maravillosamente coincidían con algunos de los que iba a necesitar. Son unos cuantos y el primer día dudé en el orden, pero ya le voy pillando el tranquillo y estoy súper contenta.

A veces te regalan un reloj y a veces la extensión de tu móvil que a su vez es la extensión de ti en casi todos los aspectos. ¡Pero este es el reloj de misión imposible! Esta fue mi reacción al abrir la caja del reloj digital Fossil. Estaría hasta mañana contando todos los servicios que tiene, de hecho, sigo sorprendida de cómo te lee en voz alta los mensajes, si quieres claro jeje, sino lo desactivas y fuera. Lo veo útil para poder desprendernos en ocasiones del teléfono, en reuniones, mientras conducimos o estamos haciendo la compra. Si nos avisa de algo verdaderamente importante, entonces cogeremos nuestro móvil. Os seguiré contando según vaya descubriendo esta nueva tecnología que sin duda confirma que las pelis futuristas iban bien encaminadas.

Y por último, el mundo papelería. Un blog de notas personalizadas, muy irónicas y divertidas de la firma  “Mr Wonderful” que he colocado al lado del ordenador, donde dejo avisos a mis queridos compis de piso.

Muchos besos y ¡a disfrutar del fin de semana!

 


12 ComentariosEnviado por: Ana Fernández

Post Anterior